Consejos, Novedades

¿CALEFACCIÓN CON LOSA RADIANTE O RADIADORES?

CALEFACCIÓN CON LOSA RADIANTE O RADIADORES

¿Estas construyendo o reformando tu casa y no sabes qué sistema elegir? 

 

Cuando estamos a punto de iniciar una obra nueva o la reforma de nuestra vivienda y pensamos en la calefacción, e instalar una caldera, nos surge la duda ¿ponemos piso radiante o radiadores?

Ambos sistemas funcionan con agua caliente generado desde una caldera, pero la forma de distribución, intercambio del calor y temperatura de trabajo son diferentes.

La calefacción por piso radiante se distribuye en forma pareja en todo el ambiente, se distribuye por una cañería plástica, que se distribuye sobre el contrapiso en forma de serpentina a una temperatura de entre 30° y 40 °C. Favorece la instalación de calderas de condensación y sistemas solares de apoyo, ya que al trabajar con más baja temperatura se logra los mayores porcentajes de ahorro con estos equipos.

La calefacción por radiadores funciona con agua caliente a 70°/80°C, los mismos se colocan en baterías que se distribuyen en lugares puntuales en los ambientes (generalmente debajo de las ventanas o cercana a las zonas frías), y el calor es menos parejo. Se puede utilizar con calderas de condensación y trabajarlos a menor temperatura, aprox.50°C, pero requiere aumentar la cantidad de elementos radiantes para conseguir el mismo calor.

Te contamos las principales características, para tu mejor elección.

Piso Radiante

Ventajas

-Mejor distribución de la temperatura, la serpentina se reparte en todo el ambiente, el calor va del piso al techo «pies calientes, cabeza fría»

-La instalación es invisible por lo cual no ocupa espacio. 

-Trabaja a temperaturas de entre 30° y 45° ideal para colocar con calderas de condensación.
Instalación muy duradera y confiable.

-Regulación de temperatura de cada ambiente en forma individual, con cabezales termostáticos que se conecta a un termostato de ambiente, podemos automatizar y lograr diferentes temperaturas en cada ambiente, logrando el ahorro de energía.

-Ideal para ambientes muy vidriados, siendo necesario reforzar la cañería (más metros de caños a menor separación) cerca de las ventanas.

-Más bajo consumo

-Mayor costo de instalación.

Desventajas

-Mayor inercia térmica, el calor tarda en transmitirse al ambiente, debe calentar toda la superficie del piso para luego aportarlo al ambiente. Sucede igual al apagarse el sistema.

-No se adapta bien a los cambios bruscos de temperatura.

-Muy difícil de instalarlo en reformas, requiere cambiar el piso existente y en el caso de instalarlo quita centímetros de altura.

-Es de mayor complejidad su mantenimiento y la regulación del sistema.

-Hay que prever el revestimiento que llevará el piso antes de instalarlo, cerámica, madera, etc, para hacer el cálculo correcto de los metros de cañerías porque cada material tiene diferentes coeficiente de trasmisión.

Radiadores

Ventajas

-Baja Inercia térmica. Calefacción en forma inmediata

-Sea obra nueva o reforma, fácil instalación.

-Se puede realizar en etapas y la compra de los artefactos del sistema se pueden hacer cuando ya esté finalizada el tendido de cañerías.

-En reforma en ocasiones se pueden instalar con poca rotura.

-Bajo costo de mantenimiento

-Posibilidad de regulación manual o termostática por ambiente.

-Puede agregarse elementos de radiador, o rearmarse para aumentar la superficie radiante o para trabajar a menor temperatura para sistemas eficientes.

Desventajas

-Utiliza mayor temperatura, entre 70° y 85°, para lograr el mismo confort.

-Calor se distribuye menos uniforme, ya que el emisor está concentrado en varios puntos.

-Difícil de instalar en lugares muy vidriados, porque en general no se dispone de paredes donde colocarlos.Son un elemento que ocupa lugar en el ambiente.

-Al trabajar a mayor temperatura es menos eficiente que el piso radiante

Una instalación de piso radiante se comporta mejor para aquellos espacios en los que su uso es de forma continuo o en zonas muy frías donde se puede mantener la temperatura por mayor tiempo.

La sensación de confort es mayor cuando la temperatura del aire esta mas cercana al suelo que a la altura de la cabeza, y el calor se reparte en forma uniforme en toda la casa.

El radiador es ideal para la vida moderna, en viviendas de uso domiciliario, menos inercia térmica, más velocidad, y al final, eso significa más ahorro (con radiadores, no tienes que precalentar, con el suelo radiante, sí).
También en  zonas más cálidas, donde hay  saltos térmicos o lugares de uso de fines de semana, donde el uso de la calefacción es necesaria modificarla.

Fundamental a la hora de decidir el sistema de calefacción de tu casa, es contratar personal especializado para la realización del proyecto, aunque los sistemas no sean tan complicados, una instalación bien calculada, con buena mano de obra que la realice, utilizando materiales y accesorios de calidad, hacen que nuestra instalación de radiadores o piso radiante sea duradera en el tiempo ofreciendo confort, bienestar y ahorro de energía.

 

TIP BONUS BECSA sobre la losa radiante: 

 

¿Qué es el confort térmico? 

Es cuando las personas no experimentan sensación de calor ni de frío, existe un equilibrio; es decir, cuando las condiciones de humedad, temperatura y movimientos del aire son favorables a la actividad que practicamos, sea descansar en casa o estar trabajando en nuestra oficina. 

Para clarificar un poco el concepto de confort térmico, podemos deducir que es la sensación de “temperatura de confort”, que percibe el cuerpo humano, no es la que se puede medir con un termómetro que nos medirá la temperatura ambiente en un espacio, sino la media aritmética entre la temperatura ambiente y la temperatura media de las superficies que rodean el cuerpo. 

Esto nos permite verificar que el cuerpo humano percibe una sensación de confort, con una temperatura en el ambiente de 19 °C, cuando en realidad serían necesarios los 21 °C para obtener el mismo confort mediante otros sistemas de calefacción (radiadores, aire caliente, etc.). Aquí es donde entra la principal ventaja de los suelos radiantes.Vía Ducasa.com 

Indudablemente, la calefacción por medio de suelos radiantes es la que dispone del comportamiento que más se asemeja a la «calefacción ideal». 

 

ROMPEMOS 4 MITOS SOBRE la losa RADIANTE 

 

1.¿El suelo radiante gasta mucha energía? 

 

La ventaja por suelo radiante se basa en la distribución del calor de abajo a arriba, emulando la calefacción ideal (de manera creciente, hacia arriba) consiguiendo ahorros energéticos muy importantes.

Es muy posible que al pensar en una instalación de pisos radiantes en mayor superficie asociemos un mayor gasto de energía. Sin embargo, la realidad dista mucho de este planteamiento. En este proceso casi la mitad de la energía es emitida en forma de calor radiante de baja temperatura, que se distribuye de manera uniforme.  

El ahorro procede, precisamente, de la emisión a baja temperatura y de la proporción de la superficie del cuerpo emisor, lo que consigue una óptima sensación de calidez y confort usando mucha menos energía y, por tanto, recortando la factura hasta un 20%.  

2. ¿El suelo radiante es caro? 

 

A priori, puede parecer que optar por este sistema en lugar de otros sistemas de calefacción es elegir la opción con el coste más elevado. Sin embargo, el contrastado ahorro energético que señalábamos en el punto anterior hace que amorticemos la inversión año tras año gracias al recorte en nuestras facturas. 

3. ¿El suelo radiante provoca varices y es perjudicial para la salud? 

 

¡Nada más lejos de la realidad!… Y es que entre las ventajas y desventajas suelo radiante prima más su utilidad y eficiencia, además, es el único recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Se ha creído que, al radiar el calor desde el pavimento, la calefacción radiante podía ser perjudicial para el sistema circulatorio (favoreciendo la aparición de varices), pero lo cierto es que es inocua si está bien regulada; es decir, si no supera los 24 °C o 25 °C. Por otro lado, gracias a la convección uniforme del calor, no mueve aire y, por tanto, reduce considerablemente la proliferación de ácaros y los típicos y molestos lagrimeos, estornudos y enrojecimiento de ojos y garganta provocados por la calefacción convencional.

4. ¿La instalación del suelo radiante es muy complicada? 

 

Los técnicos especialistas e instaladores aseguran que la instalación de este sistema de calefacción no es compleja, se adapta a cualquier tipo de suelo (parqué, mármol, cerámica…) y se coloca rápidamente sin obra específica. 

 

CONCLUSIÓN: Como hemos visto, la información es imprescindible. Por eso, a la hora de elegir un sistema de calefacción para nuestro hogar es recomendable que nos dejemos asesorar por expertos en climatización, que sabrán valorar los requerimientos técnicos de nuestra vivienda para alcanzar el mayor confort con el mínimo gasto. 

Pueden contactarnos para consultas y presupuestos de instalación AQUÍ 

¡Si te ha gustado el artículo, compartilo! 

 

Related Posts

Deja una respuesta